• Consultoría 4.0

Desarrollando un análisis de costo-beneficio.



Beneficios de un análisis de costo-beneficio


Un análisis de costo-beneficio puede minimizar los riesgos y maximizar las ganancias para proyectos y organizaciones. Puede ayudarlo a comunicarse claramente con las partes interesadas y los ejecutivos y mantener su proyecto en marcha. Debido a que este tipo de análisis utiliza datos objetivos, puede ayudar a reducir los sesgos y evitar que el interés propio de las partes interesadas influya en las decisiones.


Comparar los beneficios de un proyecto con sus costos puede ayudarlo a presentar un caso comercial sólido para las partes interesadas y el liderazgo, y garantizar que su organización persiga los proyectos más rentables o útiles. Las organizaciones utilizan análisis de costo-beneficio para reducir el desperdicio e invertir sus recursos de manera responsable.


¿Qué preguntas hacernos para realizar un buen análisis de costo-beneficio?


Cuando persigue un proyecto, los beneficios deben superar los costos. Es importante que usted y sus partes interesadas consideren preguntas como las que siguen desde el principio, mientras prepara la propuesta.


Para determinar los beneficios de un proyecto, puede preguntar:


• ¿Qué valor creará este proyecto?

• ¿Cuánto dinero podría ahorrar este proyecto a nuestra organización?

• ¿Cuánto dinero aportará de los clientes existentes?

• ¿Cuánto tiempo ahorrará?

• ¿Cómo mejorará la experiencia del cliente?

Y para determinar los costos de un proyecto, considere preguntas como:

• ¿Cuánto tiempo tendrá que dedicar la gente a este proyecto?

• ¿Cuáles son los costos únicos?

• ¿Existen costos continuos?

• ¿Qué pasa con los costos a largo plazo?


También puede considerar preguntas sobre beneficios intangibles. Se trata de ganancias que no son cuantificables, como por ejemplo:


•La satisfacción del cliente. ¿El proyecto aumentará la retención de clientes, lo que hará que gasten más en los productos o servicios de la empresa?

•Satisfacción del empleado. ¿Es probable que el proyecto mejore la moral de los empleados y reduzca la rotación?

•Productividad del empleado. ¿Reducirá el proyecto las horas extra de los empleados, ahorrándole dinero a la empresa?

•Percepcion de la marca. ¿Es probable que el proyecto mejore la percepción y el reconocimiento de la marca de la empresa, atrayendo a más clientes o proporcionando una ventaja competitiva?


También puede cambiar estas preguntas para considerar los costos intangibles. Estos son costos que no son cuantificables. Por ejemplo, ¿podría el proyecto poner en riesgo la retención de clientes, la satisfacción de los empleados o la percepción de la marca?


Al asignar valores a los costos y beneficios tangibles o intangibles, puede hacer referencia a proyectos anteriores similares, realizar investigaciones de la industria o consultar con expertos.


Calculando costos y beneficios


El proceso de cálculo de costos y beneficios también se denomina cálculo de retorno de la inversión o ROI. Hay muchas formas de determinar el ROI de un proyecto, pero la forma más sencilla es comparar los costos iniciales y continuos con sus beneficios a lo largo del tiempo.

Una fórmula común de ROI es:


Fuente: Google.


En esta fórmula, G representa las ganancias financieras que espera del proyecto y C representa los costos iniciales y continuos de su inversión en el proyecto.

Por ejemplo, imagine que su proyecto cuesta $ 6,000 por adelantado más $ 25 por mes durante 12 meses. Esto equivale a $ 300 por año, pero estima que el proyecto generará $ 10,000 en ingresos durante el transcurso de ese año. Usando la fórmula anterior, calcula el ROI como: ($ 10,000 - $ 6,300) ÷ $ 6,300 = 0.58 = 58%

El ROI llega a 0.58, o 58%. Consideras que esto es un ROI fuerte, por lo que decides continuar con el proyecto.


Así, el establecer un ROI es de vital importancia para la etapa inicial de planeamiento de nuestro proyecto, como en su continuo y modificaciones durante su ciclo de vida.

36 vistas0 comentarios