• Consultoría 4.0

Transformación digital: ¿Necesidad o privilegio?

La necesidad del cambio es visible e inminente en el ser humano contemporáneo, la forma de trabajar e incluso la forma en la que nos relacionamos se ha visto en la obligación de adecuarse a los nuevos desafíos tecnológicos, que tanto la ciencia como la industria 4.0 en conjunto han ido aportando en la constante búsqueda de un mejor servicio y conocimiento en virtud de la humanidad. Lo anterior está influenciado y marcado principalmente por la investigación académico-científica, generando de esta forma conocimientos y prácticas que van en busca de una mejora continua relacionada a la automatización cada vez más efectiva en los procesos industriales, otorgando de esta forma nuevos horizontes y posibilidades mediante una apertura que va direccionada hacia el mundo de los nuevos modelos de negocios y también nuevos mercados emergentes. No obstante, la era tecnológica también trae consigo algunos problemas e interrogantes, pero más bien, tienen que ver con una resistencia al cambio tecnológico, ya que muchas organizaciones hoy en día aún siguen aplicando metodologías de trabajo ya obsoletas, por lo cual, es de suma importancia visibilizar la Transformación Digital como un proceso de cambio cultural al unísono de la era tecnológica y la cuarta revolución industrial.


La Transformación Digital consiste en la incorporación de nuevas tecnologías en las distintas áreas o departamentos de una organización, para que, de esta forma, se garantice un cambio estructural en la manera de operar. Tiene como principales objetivos poder perfeccionar la optimización de los procesos y mejorar la competitividad organizacional, para que así como consecuencia se pueda ofrecer un valor agregado a los clientes. Es de suma importancia entender que la transformación digital no solo trae consigo cambios físicos en la organización, y con esto se hace alusión a que no solo se cambian maquinarias o equipamientos por otros más tecnológicos, si no qué, además de eso, existe un cambio de corte transversal en todo tipo de características de la organización, inclusive en el capital humano mismo, teniendo como consecuencia un cambio en la ejecución de las tareas y en la mentalidad del recurso humano, pasando desde los cargos directivos hasta los cargos operacionales.





Existen cuatro pilares fundamentales para establecer las bases de la Transformación Digital, obviamente en primera instancia se encuentra la tecnología misma, luego la experiencia de los clientes y de los potenciales clientes, los objetivos organizacionales y finalmente la cultura organizacional como característica fundamental en los procesos de digitalización. La transformación supone un cambio organizacional transversal y paulatino en el tiempo, es decir, a largo plazo, ya que se debe analizar las capacidades internas de la organización y así mismo las necesidades que tiene ésta dentro del mercado y también de manera interna en un nivel operativo-productivo. Es importante destacar que como se nombró anteriormente, la implementación de la Transformación Digital en las organizaciones implica a todos los integrantes de ésta. De esta forma, se forjan otras tres características fundamentales en la T.D. las cuales tienen que ver principalmente con impulsar formas de trabajo productivas, pero al mismo tiempo flexibles y que ayuden a que el talento humano se retenga dentro de la organización. De igual modo, fomentar los liderazgos de corte innovador para el aporte de nuevas ideas y prácticas para las futuras ejecuciones de tareas importantes. Aun así, no podemos dejar de lado la importancia de la información y los datos, es por esto que debemos conocer a los clientes de la organización mediante una gestión eficaz de los datos, a través de distintas técnicas para gestionar los datos de éstos.


La digitalización de los procesos en el mundo industrial es la base fundamental de la productividad en estos días, principalmente para ofrecer una mayor gama de mercado competitivo, es decir, aumentar la competencia en un nivel interorganizacional, así lo afirma un estudio del Massachusetts Institute of Technology en el año 2015, el cual establece que principalmente existen cuatro caminos en las organizaciones, las cuales tienen que ver con:


- La importancia de la estrategia digital

- La cultura y la transformación

- El desarrollar talento con conocimientos digitales

- La amenaza de la insatisfacción de los empleados.


Lo anterior, en virtud de ser una guía para convertirse en las mejores organizaciones dentro de la economía digital, cruzando dentro de estos cuatro puntos dos cosas en común; mayor rentabilidad en el mercado y clientes más satisfechos como consecuencia de la implementación de procesos digitales dentro de la organización.




Tres consejos para fomentar la implementación de la Transformación Digital en tu organización:


- Fomentar las competencias digitales en los altos directivos y cargos operacionales

- Diseñar estrategias digitales

- Abandonar la zona de confort


Para la implementación de la T.D. se requiere personal innovador, con creatividad y con disposición al aprendizaje de técnicas digitales, lo cual se aplica de manera transversal en los cargos organizacionales, es decir, en todos los cargos se deben promover y destacar las competencias digitales, la capacidad del autoaprendizaje, la comunicación fluida y eficaz con los clientes, cadenas de proveedores y externos en general a la organización y así mismo, mantener una comunicación fluida y eficaz al interior de la organización entre compañeros y como característica principal, mantener un trabajo colaborativo entre los departamentos que componen la empresa.


Los modelos de negocios actuales y los que vengan en un futuro, deben tener como punto central y visión en la experiencia del cliente y en el entorno digital, implementar distintos softwares que involucren a todos los departamentos de la organización es un buen plan para mantener la interconectividad y alineación en relación con la estrategia organizacional. Otra característica necesaria, tiene que ver con el análisis de datos de los clientes, es decir, mantener un mapeo y rastreo del ciclo de vida de nuestros clientes, medición de resultados, planificación futura y plan de corrección de errores cometidos.


Como se nombraba anteriormente, también es imperioso abandonar el tradicionalismo o las formas de trabajar que ya están obsoletas, ya que la T.D. implica una mentalidad abierta con visión en la renovación y actualización, lo cual no debe verse como algo negativo, si no como algo provechoso, tanto para lo externo a la organización (Clientes y Proveedores) como para lo interno en la organización (Capital Humano y Departamentos).

13 vistas0 comentarios